miércoles, 13 de junio de 2007

DESAPARECIDA


Desaparecida, próximo proyecto de intervención (octubre año 007)


Día 51

Al amanecer
la miseria acariciaba el hambre de mi el estómago con amor
colocando sus manos como brazas.

Entonces supe que tu hijo estaba vivo y se guardaba entre mis intestinos, protegiéndose de mi llanto y de mi rabia.
Tu hijo,
el mismo que entró en mí con violencia,
buscando el refugio desesperado para caer sobre la noche y sobrevivir.

Ahora quema cada parte de mi cuerpo y roba mi comida en el encierro.
Encerrados el y yo, tan juntos sin poder desaparecer.
Tan juntos como inútiles siendo la misma carne.

Y aquí, en este otro lugar oscuro, en este vientre, tu hijo, tan maldito como tu, me pide amor entre estas carnes.

Y tan dentro de mi como tu, mueve su cuerpo golpeando con violencia.
Y yo, tan perdida, tan olvidada, tan sola
me condeno maldiciendo lo único sagrado que tengo en esta celda.

Tu hijo, que no es mas mío, porque me niego a amarlo, sabe que trataré de matarlo esta noche y la noche siguiente hasta conseguirlo.

Cuando despierte por la mañana y no haya podido deshacerlo
sabrá que trataré de castigarlo cayendo tantas veces al suelo en el que me tuviste maldiciendo en voz baja
con un cuerpo resignado que no era más que un bulto tendido.

Caeré tantas veces que mis piernas quedarán rotas al igual que mi vientre
para que él pueda salir a estrecharse con la muerte
para que pueda bajar entre mis piernas como un llanto de sangre
y se aleje de mí para que también la muerte me abrase
para que este cuerpo que no es más un cuerpo
sino una ruma de carne golpeada y torturada, termine y con él:
el canto, el grito, el ruido de nuestros pasos clavados en las paredes como excremento.

Que termine el canto del cuerpo quebrado
inútil ya en su intento de transformase en la fe desaparecida.


Tu hijo traerá la muerte para los dos
y cuando se aleje de mi y la muerte lo acune en su brazo
conseguirá el amor de su madre y será sagrado.

Conseguirá mi amor
Y seremos sagrados en la muerte los dos.


Estos textos pertenecen a Lía Podestá, poeta desaparecida en 1981 junto a su esposo el crítico literario Alejandro Durán. Fueron hallados en diferentes papeles, ocultos entre los frágiles muros de su celda en el campo de detención clandestino Moabal 115, en la ciudad de San Eusebio en Síndea, cuando se instauró en el país, el nuevo gobierno democrático. En el CD11 (Centro de Detención 11) todo rastro de su existencia pareciera haber sido borrado. Los escritos hallados son el registro de un intento desesperado por la persistencia de sus pasos en este centro de detención. Señalan los días que estuvo detenida y cuenta de manera introspectiva su agonía por los tortuosos sometimientos físicos y sexuales. El primer escrito corresponde al día 8 de su detención y el último al día 59, en el que parece predecir su final. Hay también escritos que se hallaron ya destruidos e ilegibles, estos, podrían revelar más noticias o detalles de lo que le ocurrió a la poeta o a su marido durante el encierro. La detención y desaparición de artistas durante el régimen dictatorial del país fue implacable, ya que las manifestaciones de estos criticaban duramente la ocupación militar y denunciaban sin ningún tapujo las desapariciones de sus compañeros, amigos y familiares. Tanto Podestá como Duran participaban del Movimiento “Basta ya”. Síndea fue el país con el más alto índice de artistas e intelectuales desaparecidos y exiliados. Lía Podestá, según el testimonio de una eventual compañera de celda, fue ejecutada a los dos meses y medio de su detención en los patios de Cd11 junto a otros detenidos, entre ellos su marido. La misma declara el grave peligro que corrían de ser encontrados estos escritos, sin embargo sus captores nunca supieron de su existencia, y hoy se convierten en su único testimonio. Lía Podestá murió cogiendo la mano de Alejandro Duran, mojando sus pies con la orina de ambos, y quizá intentando una sonrisa por llevarse consigo la ultima mirada de su marido.


14 comentarios:

bellaco dijo...

solo agradecido por leer tu trabajo,

pelagatos alunados: dijo...

hola Cecilia!!

He llegado a tu blog leyendo otros cosas por alli -de Lima por cierto- me gusta muchisimo, aunque debo confesar que no lo he terminado, lo leeré a sorbos -ya sabes la metafora del vino-, diras quien es este chico tan serio y elegante, jaja, pues seguro que no tienes la menor idea, te dare unas pistas, si tienes buena memoria quizas me recuerdes, en mi dni pone que me llamo Santiago, Nilton Santiago, nos conocimos en Lima hace un par de pocos años, estuvimos en casa y todo tomando creo que cerveza, se que esas reuniones en la vida se tienen mil, pero vale, solo queria darte una pista, soy amigo tambien de Jose Carlos (no de Irigoyen, que por cierto no veo hace siglos) sino de del Aguila. Bueno, no tengo tu email, por eso te escribo por aqui, solo queria decirte hola, y ya está, he visto en tu perfil que tines ahora una editorial, cuentame cosas, en que andas y eso!!!

Un beso, luminoso como la luna llena.

Pôr cierto, mi correo es:

habitantedelaslineas@hotmail.com

o mas facil:

nilton_santiago@hotmail.com

te envio una estrellita

¨*

no tenemOs ni tele dijo...

saludos desde santiago... con un frio que abre hasta las uñas...

Son Poemas dijo...

Cecilia; fascinante el relato de Lia.
Un beso,
Lucy.

http://www.sonpoemas.blogspot.com

MARIA ALEJANDRA GARCÍA M. - SINFONÍA POÉTICA - METZWEY dijo...

Interesante trabajo. Por un instante, un huracán atravesó mi pecho, logrando estremecer en lo profundo la razón...desde Colombia te envio un saludo, excelente trabajo...

©Claudia Isabel dijo...

Que terrible historia. En mi país tuvimos muchas parecidas, cuando los miserables dictadores nos sometían. De hecho, yo escribo y tengo un pequeño relato sobre un parto, también producto de la violación de quienes la secuestraron...
Muy doloroso...
Te dejo un abrazo.

MANCHA dijo...

mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha

Javier dijo...

Muy bueno...otra cosa más que decir. No creo, es un buen trabajo, y poner otra cosa más sería redundar.

Javier dijo...

muy interante la descripción, muy duro, muy cruel, muy poético... felicidades por tu blog.

un beso desde Madrid!!!

césar castillo dijo...

excelente

Raul Harper dijo...

Un gran saludo y una invitacion para conocer el concurso de blogs en mi blog.

taita pendejadas dijo...

O´e...
A los años, ñañiiiita. Ya sabes... las tragedias y los logros... pues nada, te mando un beso desde el pupo del mundo...

anonimo dijo...

Hola, soy Argentina, llegué a tu blog por casualidad y me parece muy interesante. Amércia Latina ha sufrido dolorosas desapariciones, NUNCA MAS

anonimo dijo...

Hola, soy argentina, llegué a tu blog por casualidad y me parece muy interesante. Amércia Latina ha sufrido dolorosas desapariciones, NUNCA MAS