miércoles, 30 de mayo de 2007

INTERVENIDA



Gracias a mis amigos los poetas Elizabeth Neira (chile) que intervino la portada de mi libro y lo puso como que más hot y a Héctor Hernandez Montesinos (chile) que reescribió algunas partes de mi libro.


[Quiero que ese poema nazca muerto...]

Quiero que ese poema nazca muerto, Cecilia

Escrito con signos desconocidos en la inmensidad del polvo

Con figuras de animales y flores

Porque eso esto realmente me son las palabras

Ya poco me importa ser poeta

En ese país lleno de seudo dioses ásperos y egoístas

Este poema tiene el mismo nombre de su padre

Por eso debe nacer muerto

Con una corona de cruces en la garganta

Y colgado del cordón umbilical en la entrepiernas del mundo

Y a pesar de ser un cadáver

Pedirá a quien lo lea unos ojos que le den resurrección

Y unas manos que lo bauticen

Con la saliva agria de una lengua muerta

A mí no me perdonarán la traición

Y enviarán una plaga de ratas hacia donde me encuentre

Para que me arrastren nuevamente a vivir con ellas

En su río capital empequeñecido y lleno de mierda

Que es su gran metáfora y traición

Me veré tentado, Cecilia

A continuar con su gran mentira

Y aceptar el vino y los laureles que tienen

Para los que poco les importa

Dejar de creer en ellos

Pero cuando nadie me mire

Meteré mi lima de oro por mi culo

Y escribiré llorando entre bestias y hombres

Con los ojos caídos en la tentación

Por eso quiero

Que este poema nazca muerto

Pasarán los años y no cesará de hablarme

Y se reirá de mí porque yo sabía que acá está la muerte

Lo odiaré por saber como todo sucedería

Y me preguntaré:

¿Cuándo escribí con tanta pena y rabia?

Pero será tarde

Porque naciste de todos modos

Lleno de sangre y semen

De tantos cuerpos que jamás me tocaron

Será tuya mi muerte

Y al final yo latiré dentro de ti

Como un corazón sagrado y herido

Y me odiarás con delirio

Porque todo ángel debe aborrecer a su padre

Borrarás mi nombre

Y sólo dejarás un par de letras mudas

Clavadas en algún libro que leerán

Los que vaguen con sus ciudades a cuestas

Huyendo de la salvación

Fui traicionado por los profetas de mi pesebre

Y ningún ángel me dio alguna luz

Ahora mismo podría recibir la muerte y ser mi propio padre

Pero es por eso

Que quiero, Cecilia, que este poema nazca muerto.




4 comentarios:

Milena dijo...

pero ha nacido vivo!!!. Y como lo haz escrito, cubierto de sangre y semen!. Que belleza de palabras, no he podido evitar que se forme nudos en mi pecho, nudos, nudos muchos nudos, de todas las formas, tantos nudos juntos han formado una hormiga gigante que se ha estancado en mi pecho, que amargo, como mi café pasado, la hormiga duerme... mi pecho sigue hinchado. Gracias!

Jorge Ampuero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dina Bellrham dijo...

Vaya vaya, qué manera de descubrirte...
Este hijo muerto a veces, abortado como mosca... es nuestro pequeño egoísmo por no ver piecitos desmembrados en las líneas... pero que bien que salen así.... me agrada este hijo, el inicio es fantástico, hay buenas imágenes...

JOHAN ESPINAL C dijo...

El hecho extremo de un poema, su deseo de vivir para que algien mas la lea, para sentirse poema, para resucitar a sus propios muertos.
Spero k tu poema no tenga ese destino, que vida siempre, como lo hizo ahora k yo la leia.
X ese camino nos veremos.

Chinasklauzz.

http://muladar.wordpress.com